“Drusa”

¿Recuerdas la Serie “Invierno en ágata drusa”? Pues te diré que las drusas también me encantan para verano. Si bien es cierto que aportan luz y calidez a esos tonos de piel apagados y cetrinos, tan propios del invierno, no lo es menos el hecho de que destacan mucho sobre el bronceado. Además esta temporada vuelven con fuerza los nacarados y los brillos.

Una drusa, siempre original y elegante, es mucho más que un accesorio, tienen carácter para vestir, dando empaque a esos tejidos frescos y ligeros tan apetecibles en época estival.
Nota:

El ágata drusa, se caracteriza por ofrecer la apariencia texturada propia de una fase en el proceso de formacion geológica de los cristales, en algún caso su aspecto podría recordar a un pavé de brillantes muy pequeños. El baño de color se consigue mediante electrólisis.

DESCRIPCIÓN DE LA PIEZA. MATERIALES.

Este montaje gira en torno a un medallón de ágata drusa. El destello del cristal en proceso de formación, en este caso bañado con polvo de oro, tiene una apariencia similar a la de un pavé. Sobre él he creado una composición oval. Entre las gemas que he utilizado, destacó un ágata en tono hueso con apariencia craquelada y un cuarzo lima, ambas de buen tamaño. Además, otras pequeñas cuentas; cuarzo ahumado, cristal de Murano y checo, citrinos y tres originales abalorios de resina natural.

El cordón de largo medio, consta de múltiples hebras de antelina de color negro. Remata en la nuca con mosquetón metálico provisto de cadenita, lo cual permite graduar el largo.

DISPONIBLE

Ver en Tienda Online

Drusa

Drusa_1